Desescolarizarse sin salir de la escuela

 

María Luisa nos comparte el testimonio de su proceso de desescolarización, que comenzó cuando su hijo Alejandro cursaba primero de primaria y que duró varios años en los que no salieron del sistema. Ella puso en práctica varias técnicas que les ayudaron a sobrellevar una escolarización que no estaba haciendo mucho bien al niño. En vez de luchar contra un sistema que difícilmente va a cambiar y que difícilmente puede atender a los niños de forma individualizada, ella optó por hacer aquellos cambios que sí estaban en su mano y que repercutirían directamente en el bienestar de su hijo. Nos lo contó en esta entrevista:

 

Esta entrada fue publicada en Blog, Testimonios. Guarda el enlace permanente.