La experiencia de la desescolarización interior

Me preguntan qué es eso de la desescolarización interior; qué se siente cuando uno está realmente desescolarizado y cómo se sabe si se ha conseguido o no.

Entenderlo, de un modo racional, intelectual, es muy fácil. Vivirlo es más difícil porque requiere un trabajo diario, constante y consciente. Hay un momento en la vida -y pasa con la escolarización exactamente igual que con muchas otras cuestiones- en la que de repente ves algo que nunca antes habías visto. Estaba allí (siempre estuvo) sólo que tú no eras capaz de verlo. Probablemente ni siquiera querías verlo. Pero hay un momento en que sí lo ves; lo ves y sabes que siempre estuvo ahí; lo ves y sabes que tu vida va a cambiar para siempre. Tal vez suene pretencioso llamarlo “despertar” pero eso es lo que es. Por eso hablamos de Matrix y de elegir una pastilla o la otra.

Cuando te pase eso, cuando sepas que ya no puedes dejar de ver lo que por fin has visto y que eso va a cambiar tu vida, estarás en tu punto de no retorno. Ya no habrá vuelta atrás. Puede pasarte en cualquier momento y con cualquier cosa. Para mi fue leyendo el libro Dumbing us down de John Taylor Gatto. Para otros es algo que dicen o hacen sus hijos, o los maestros de sus hijos, o un recuerdo de su propia infancia que habían enterrado.

Pero la cuestión es que de pronto lo ves, y sabes que lo que ves no es nuevo y, además, empiezas a verlo en todas partes. Es como cuando una está embarazada y de pronto ve embarazadas en todas partes, cada vez que sale a la calle o cada vez que enciende la tele. Verás que empiezas a recibir señales e información de los lugares más insospechados. Cuando esto deje de sorprenderte y lo que te sorprenda sea lo que hacen y dicen quienes todavía no lo ven, entonces sabrás que te has desescolarizado.

Esto es válido -y deseable- para todas las personas. Para todas. Para las que educan en casa, para las que escolarizan y para las que no tienen hijos. No importa la situación que tengas en tu vida diaria, siempre cabe la desescolarización interior.

 

 

Puedo escribir páginas y páginas o puedo dar conferencias durante horas o días intentando explicar qué es la desescolarización, pero sólo cuando tengas la experiencia de desescolarizarte comprenderás realmente de qué hablo. Cuando empieces a vivirlo, lo sabrás. Pero, sobre todo, no creas que todos los que hablan de esto lo viven. Yo misma empecé a escribir sobre este tema antes de experimentarlo (y no me refiero al hecho de sacar a mi hijo del colegio). Hay quien lo defiende en un acto de fe, con la esperanza de vivirlo algún día. Hay quien lo defiende sin experimentarlo sólo por motivos peregrinos: porque está de moda, porque hay que ser rebelde o porque es un apoyo para su negocio. Éstos cambian de chaqueta fácilmente. Pero, aún así, puede que te sirvan de empuje para empezar este camino. Después, sólo de ti depende. Sabrás que estás en el camino correcto cuando empiecen a extrañarte las creencias que tú mismo tenías antes. Entonces comprenderás estas dos verdades universales:

  • Que el aprendizaje está en todas partes
  • Que el aprendizaje es inevitable 
Esta entrada fue publicada en Artículos, Blog. Guarda el enlace permanente.