Desescolarizarse por sorpresa

Recibí este email que comparto con permiso del remitente, una mujer que, al plantearse la posibilidad de hacer homeschooling con sus futuros hijos (al escribir esto no es madre) consiguió su propia desescolarización interior. Aunque no era su intención, ya que lo que buscaba no era desescolarizarse, ahora puede tener la tranquilidad de que, haga lo que haga con sus hijos cuando los tenga, será bueno para todos. Con escuela o sin ella, sus hijos podrán gozar de un aprendizaje libre y gratificante.

Nunca he sido reticente al homeschooling en el sentido de que quien quiera pueda implementarlo libremente, por supuesto. Mis dudas venían si me planteaba tener que implementarlo yo misma con los que fueran mis hijos (en un futuro, claro jajaja) y hacerlo con todas las consecuencias. Ahora ya estoy prácticamente convencida, me reservo ese 5% de duda siquiera como margen de seguridad para preguntas que aun no me haya formulado. Te felicito por el termino ”desescolarización interior”, porque ha sido totalmente eso lo que me ha pasado. Ya lo sabes, por supuesto, pero cuesta darse cuenta de que hay que cambiar el punto de vista, dejar de tratar de entenderlo todo con los esquemas de la escuela.

Personalmente, la educación primaria para mi fue un calvario (los compañeros de clase a veces la toman con una y los profesores se lavan las manos), pero luego en la ESO el asunto se normalizó hasta cierto punto tolerable. De modo que por el lado de la socialización nunca tuve dudas. Por el lado académico tenia algunas dudas. Siempre he sacado buenas notas en el colegio y el bachillerato, pero me doy cuenta de que las cosas que realmente conservo son las que aprendi fuera, leyendo lo que me interesaba y buscando por mi cuenta. De esto ultimo me he dado cuenta durante esa ”desecolarización interior”.

Pero me doy cuenta de que las cosas que realmente conservo son las que aprendi fuera, leyendo lo que me interesaba y buscando por mi cuenta.” Y cuando te das cuenta de que esa es la realidad, de que esa es tu propia experiencia, comprendes lo absurdo que es pretender imponer a tus hijos (o a tus alumnos) una forma diferente de “aprender”.

Anastasia_elconocimiento

Esta entrada fue publicada en Blog, Testimonios. Guarda el enlace permanente.